¿Dónde poner una valla publicitaria? Claves para elegir la ubicación perfecta

¿Dónde poner una valla publicitaria? Claves para elegir la ubicación perfecta

A la hora de realizar un diseño para la publicidad exterior, la gran mayoría de empresas optan por las vallas publicitarias. Son grandes, llaman la atención y pueden impactar a un gran número de personas. La clave reside en escoger la ubicación perfecta para conseguir el máximo rendimiento, pero existen determinadas limitaciones a la hora de elegir el mejor lugar. 

Sin embargo, en DCero te enseñamos a elegir dónde poner una valla publicitaria para conseguir acaparar la atención de todos los transeúntes. 

Qué es una valla publicitaria 

Aunque parezca obvio, hay muchas personas que lo confunden con otras formas de publicidad exterior. Las vallas publicitarias no son más que una estructura exterior, con un soporte planto, sobre el que se fijan los anuncios publicitarios

La atención que acaparan es innegable y estas dimensiones solo dan lugar a un contenido más grande y con mayor información. Sin embargo, la creatividad y sencillez en el diseño deben ser los elementos principales del mismo, siendo un factor diferenciador del resto de elementos publicitarios. 

Las vallas publicitarias se utilizan para difundir información sobre una campaña publicitaria, ya sea alguna novedad, un recordatorio, concienciación, promociones, etc. Las vallas se suelen utilizar para plasmar sobre ellas alguna imagen impactante y poco texto que la acompañe. Busca impactar en el usuario en la mayor brevedad posible de tiempo, ya que los transeúntes o conductores no se detienen específicamente para observarla y analizarla. Esto es importante recordarlo. 

Qué debemos tener en cuenta a la hora de contratar una valla 

En la actualidad, los formatos de publicidad online son los más utilizados y parece que utilizar la publicidad offline está desfasado. Esto no es así y un auténtico caso de éxito sería utilizar una sinergia entre estos dos canales de comunicación, la publicidad online y offline. 

Si utilizamos estas dos formas de comunicación juntas, se pueden obtener muchas más ventajas que utilizando un modelo unilateral. Al utilizar, por ejemplo, una valla publicitaria, obtenemos varias ventajas a la hora de contar con una: 

- La publicidad de nuestra empresa va a estar siempre activa, hasta que se retire el anuncio de la valla publicitaria. Las 24 horas del día de los siete días de la semana, nuestra publicidad va a estar colgada, disponible y activa para todos los transeúntes. 

- Puedes elegir el lugar exacto en el que colocas la valla publicitaria. Tras hacer un estudio de mercado y conocer un poco más a tu audiencia y público objetivo, puedes ubicar la valla publicitaria perfecta, aquella que se sitúe donde está tu público, y colocar tu anuncio ahí. Por ejemplo, si eres una tienda de coches, puedes colocar publicidad en una valla publicitaria cercana a la estación de autobuses. 

- La cantidad de personas que alcanza una valla publicitaria hace que su precio sea rentable, incluso cuando no defines un lugar específico para instalarla. Igualmente, garantizas que tu mensaje se vea y quede grabado en la mente de las personas que lo ven, logrando promocionar así tu marca o tus servicios, así como tus productos. Incluso, puedes llegar a impactar sobre un sector de la población que no habías estudiado y que puede serte útil. 

- No hay que esperar un tiempo a que el anuncio sea efectivo. Tu anuncio se está viendo desde el primer momento en que se cuelga. 

Sin embargo, las vallas publicitarias no se pueden colocar en cualquier lugar; existen restricciones para su colocación por las distracciones que pueden desencadenar. Además, exigen un elevado nivel de creatividad para conseguir llamar la atención del transeúnte de forma rápida y directa. 

Consejos sobre dónde colocar una valla publicitaria 

Como hemos dicho, existen determinadas restricciones a la hora de escoger el lugar idóneo para colocar una valla publicitaria. Por norma general, las vallas publicitarias se suelen colocar en terrenos que están deshabitados, estando prohibido colocarlas en las fachadas de las viviendas y, por supuesto, en las carreteras para evitar distracciones y, como consecuente, accidentes de tráfico. 

Para escoger el mejor lugar para colocar una valla publicitaria, es mejor que consultes directamente con el ayuntamiento de la localidad donde quieras ponerla, puesto que son ellos quienes regulan la normativa referente. 

De todas formas, las vallas publicitarias se suelen colocar en: 

Ten en cuenta buscar una ubicación con amplio público, que esté próxima al punto de venta y que no tenga demasiadas distracciones para conseguir que tu valla publicitaria sea todo un éxito. 

 

Volver

Categorías
Noticias

Últimas entradas: